sábado, 4 de febrero de 2012

Libros de cocina


Si es que con esa portada, ¿quién se resiste a llevarse el libro a casa?


y una vez visto el interio, no queda más remedio que meterse en la cocina.