viernes, 29 de octubre de 2010

Un nuevo oso



Hace tiempo que la colección de osos no crece, pero es que necesitan tanto sitio, que me paso el día reprimiendo el impulso de comprar los que me voy encontrando por la vida.

Pero esta vez, quizás porque estaba de viaje, y en estas ocasiones no se hace caso a lo que dice el sentido común, o porque el peluche no es demasiado grande, esta monada llegó a casa.

Espero que el próximo no tarde tanto tiempo en llegar.