jueves, 5 de noviembre de 2009

Las cucharitas



Esta colección estaba totalmente arrinconada. Mi madre se la regaló a nuestra hermana pequeña, creyendo que ella la continuaría comprando algunas en sus viajes, pero ni la tocó y cuando murió, nuestro cuñado nos la dió otra vez, ya que al fin y al cabo era de nuesra madre. Esta la guardó en un armario, sin más y no se volvió a acordar de ella.


Cuando a mí me entró la fiebre de recopilarlo todo, ordenarlo, fotografiarlo y/o escanearlo, y empecé con el blog, las recuperé de su escondite y en mi último viaje decidí que las cucharitas tenían que tener un lugar en nuestras colecciones y empecé a comprarlas en las ciudades que iba visitando.


En un principio, la colección tenía que ser de plata, y así era hasta que Begoña, siendo todavía colegiala, compró una en Córdoba, en el viaje de estudios, y resultó ser simplemente de metal. En Extremadura, en algunos sitios no he sido capaz de encontrarlas de plata, así que yo también he introducido alguna que otra del metal que sea, pero cucharita al fin y al cabo.