sábado, 28 de marzo de 2009

La primavera




Casi no me doy ni cuenta y se me pasa todo el mes de Marzo sin hacer otra entrada. La verdad es que ni me he enterado. Solo sé que ha llegado la primavera porque las alergias las tengo en plena esfervescencia, pero se acaba el mes y yo no he hecho nada para intentar encontrar una solución al problema del scanner, o sacar más fotos de los dedales que me faltan. Tambien tengo pendiente buscar y reunir todas las flautas de Ana, que no es fácil, porque las tiene recogidas y guardadas, y buscar en su trastero tiene tarea.




Pero como desde que no trabajo he decidido no agobiarme por nada, me lo seguiré tomando con calma, y así tendré más tiempo para ir haciendo entradas.













Ultimamente y por eso de hacer algo, Begoña, Escubi y yo salimos por las mañanas a caminar durante una hora y en nuestros paseos nos encotnramos con un montón de arbustos florecidos. Lo que más nos llama la atención es la cantidad de mimosas que hay por todas partes. La semana pasada nos fuimos de excursión, con todos los guiris de la zona, a Gibraltar, (aprovechamos para comprar todas las tonterias inglesas que nos encontramos para repostería y que aquí no se venden) y nos quedamos asombradas de que todo el campo estaba verde y amarillo. Verde porque gracias a todo lo que ha llovido este invierno ha crecido la hierba, y amarillo porque las mimosas crecen por todas partes, como la mala hierba.


No sé si será un problema para el campo, pero desde luego queda bien bonito. Hacía tiempo que no se veía Málaga tan verde y florida como este año, así que los alérgicos vamos a pasarlo mal, mientras toda esa agua siga dando sus frutos.

Llegamos a la Semana Santa sin darnos cuenta, esta noche cambian el horario, y yo espero no dormirme más en los laureles y hacer algo para seguir publicando nuestras colecciones.