sábado, 31 de enero de 2009

Las plumas de Begoña


Ayer publiqué las fotos de la colección de plumas de Begoña. Es más pequeña que la mía pero tiene algunas verdaderamente curiosas.

Con esta publicación y espero que de momento, he terminado de publicar todas las plumas de que consta nuestra colección.

Digo que de momento, porque cada día hay más juegos de plumines, tinteros, secantes y planillas en los escaparates de todo el mundo, a los que cada vez me resulta más difícil resistirme.

Hace cuatro años, hicimos un viaje familiar a Italia, la verdad es que lo pasamos de miedo y nos reimos muchisimo, a pesar del mal tiempo que nos hizo. Desde entonces uno de los lugares que tengo en mi lista para volver a visitar es Florencia, donde en una calle que no sé si nos llevaba a algún sitio concreto, encontramos una papelería increíble. Además de volver a visitar esa maravillosa ciudad, uno de mis objetivos es volver a echar una ojeada a esa papelería, que espero que la crisis no haya cerrado, para volver a recrearme con todas las cosas maravillosas, papel de cartas, sobres, tarjetones, tarjetitas, plumas y materiales de escritura que había allí.

No sé si será el alma de coleccionista que lleva una dentro, o si esto le pasa a todo el mundo, pero cuando mis hermanas y yo salimos de viaje, no somos capaces de no comprar las chuminadas que se nos ponen por delante, aunque dejemos montones por el camino, que por falta de sitio y sobre todo de dinero, no podemos llevarnos.